miércoles, 23 de diciembre de 2009

Descubre el arte (El mundo de los niños)

Esta Navidad me reencontré con un libro que fue importantísimo para mí, y ahora no soy capaz de quitármelo de la cabeza cuando leo simplezas y/o falsedades del calibre de las que, por ejemplo, suele escribir Juan Carlos Botero:

"Lo cierto es que a pesar de las diferencias de estilos y épocas, los pintores de todos los tiempos compartían un mismo objetivo: crear belleza y brindarle al espectador placer estético. Así se hizo durante milenios".

Es probable que Botero Jr. (hijo de Big Botero) no haya leído demasiado sobre lo sublime, lo abyecto o lo siniestro, categorías que como mínimo desde el siglo XVIII fueron minando el papel de la belleza en el arte. Lo que es seguro es que de pequeño no tuvo un libro como el mío -El mundo de los niños. Descubre el arte-, en cuya primera página se puede leer:

"Lo que un artista ha hecho
puede hacerte feliz o ponerte triste;
puede desconcertarte, sorprenderte

o hacerte reír;
puede decirte cosas
de lugares y gentes.
Puede incluso decirte quién lo ha hecho.

Los artistas y sus obras de arte
pueden ayudarte a descubrir
lo interesantes que pueden ser muchas cosas."


La mayoría de obras de arte que ilustran este libro de 1973 son pinturas y esculturas "tradicionales", de todas las épocas, desde el Antiguo Egipto hasta Pollock. Pero también encontramos lo siguiente:

"¿Has cogido alguna vez pedazos
de papel y tela
y los has pegado en un cartón
para hacer un cuadro?
Lo que has hecho ha sido un collage.
¿Qué utilizó el artista
para hacer el collage que ves en la fotografía?"


"Basura", imagino respondiendo de niño a Botero Jr., allá en el estudio de papá, rodeado de gordos que no paran de "brindarle placer estético al espectador". El collage de Schwitters es de 1934, época en la cual, por supuesto, muchos todavía juzgaban excesivo calificar de arte unos cuantos recortes y billetes de metro mal pegados. ¿Dónde estaba la mano del artista? ¿Pero, he dicho 1934? Botero Jr., en 2009, nos describe así "lo que hace la gente con el arte conceptual de hoy":

"Admira piezas que sus creadores a menudo ni siquiera hacen. El artista ya no crea una obra en el sentido tradicional, pues su talento se mide por el concepto, la idea, a tal punto que la figura la pueden fabricar otros. Aun así, el artista cobra una fortuna por la misma. El tiburón y los botiquines de remedios de Damien Hirst, por ejemplo, o las aspiradoras en cajas de acrílico de Jeff Koons (que el año pasado obtuvieron casi 12 millones de dólares en subasta), son piezas que estos artistas no hicieron con sus propias manos."

Insisto, creo que papá Botero debió comprarle a Botero Jr. el volumen Descubre el arte de El mundo de los niños. A esas edades, cosas como estas, marcan:

"¿Has pensado alguna vez
hacer un cuadro dentro de una caja?
Esto es lo que hizo este artista.
Recogió los objetos que ves y los juntó
para hacer un cuadro dentro de una caja.
Podría ser divertido ver
cómo haces tú un cuadro dentro de una caja."


Joseph Cornell, Conjunto de pompas de jabón, 1936

"Papá, sabes que prefiero hacer un señor gordo de arcilla." Pero dejémonos de cuentos y oigamos al Botero Jr. real, con sus buenos 49 años:

"Hoy, coleccionistas como Pinault o Saatchi compran piezas que, a menudo, ni siquiera son aptas para el público por grotescas y horrendas."

"Nuestro tiempo padece una grave ceguera cuando figuras influyentes en los medios dicen que Gustav Klimt o Andy Warhol son superiores a Da Vinci"

Y en este plan, una detrás de otra. Sobre lo "apto" y lo "no apto" para el público prefiero no decir nada, que me entran sudores fríos. Pero no puedo dejar de protestar: ¿qué culpa tiene en todo esto el pobre Klimt, quien con su beso omnipresente tanto ha hecho por la pintura figurativa, complaciente, bonita en definitiva? Lo siento, pero le tengo cariño a Klimt. Cuando en mi época de estudiante conseguía que alguna chica me dejase pasar la noche en su cama, él siempre estaba allí, en alguna pared.

Sigue Botero Jr.:

"Antes, el arte ennoblecía la vida, elevaba el espíritu y embellecía la existencia. Ahora, como estos creadores son incapaces de lograr esas metas superiores, afirman con desdén que ésa ya no es la intención del artista. Qué raro. Fue la meta durante milenios, la razón de ser del arte. En cambio, hoy nos debemos extasiar con las bañeras de Whiteread y los tubos de neón de Nauman. Y exclamar que son geniales. En suma: ésta es la mayor estafa en la historia del arte, y ya es hora de denunciarla."

Lo tiene claro, ¿eh? Sí, yo también veo muy difícil que él y otros como él vayan a cambiar de idea. Pero "muy difícil" no quiere decir "imposible". Leer ahora un libro como Descubre el arte puede que no surta los mismos efectos que cuando se tienen ocho años. Sin embargo yo lo intentaría. Salvo que se crea en una trama conceptual que durante nuestra infancia buscaba metérnosla doblada a base de propaganda duchampiana camuflada, uno no puede dejar de admirarse ante la sencillez de cosas como:

"Cuando miras una fotografía,
una estatua o cualquier otra cosa
la ves tanto con el cerebro
como con los ojos.

Los artistas miran las cosas con los ojos.
Pero también las miran con la imaginación."

(subrayado mío)

¿Para qué leer La transfiguración del lugar común de Danto si tenemos el Descubre el arte de El mundo de los niños (de autor anónimo por cierto)?

Felices fiestas.

21 comentarios:

Nes dijo...

Qué suerte que te caiga un libro así de crio en las manos, y crecer sin universos ordenados y tranquilizadores.

José Luis dijo...

Solo por curiosidad ¿No te cansas nunca de "pensar el arte"? ¿De verdad que nunca has dicho? "Menuda estafa esto del conceptualismo" (me da pudor utilizar la expresión arte conceptual)

Me resulta tan incomprensible que realmente no me cabe en la cabeza....

Sinceramente lo digo sin ánimo de ofender ni molestar (aq pueda ofender y molestar, asumo que iré al infierno por ello), pero es que de verdad me resulta incomprensible.

No te cansas nunca de lo feo, de la provocación gratuita, del "pasen y vean damas y caballeros",...no sé me falta los ánimos y las palabras

¿Como se puede justificar esas cosas?¿Como puede nadie mirarse a los ojos en el espejo, y decirse a sí mismo, "yo aprecio esto"......?

Y total para nada, por que no sirven para nada, no cambian nada de la realidad existente, no hacen que la gente sea más feliz ¿acaso hacer más feliz a los demás no es ya un objetivo mas que válido para el arte? ¿Realmente hace falta todo eso? ¿Acaso los que practican conceptualismo, les importa un bledo la gente?....Y acaso ¿a los que practican el conceptualismo, no les importa la opinión de los demás? ¿Nunca se cansan de ser rechazados por la inmensa mayoría y "aplaudidos" por su claque particular?

En fin lo dejo aquí.

Rubén dijo...

Sí, José Luis: me canso de "pensar el arte" muchas veces. Afortunadamente existe el fútbol, y tengo suerte de que a mí me guste mucho.

Eso de "Menuda estafa esto del conceptualismo" no lo he pensado nunca, la verdad. Tampoco "Menuda estafa esto de la pintura" o "Menuda estafa esto del cine". Pienso a menudo cosas como "Menudo estafador es este conceptualista, este pintor o este cineasta". Eso sí.

Siento de veras que esto te parezca tan incomprensible como para que no quepa en tu cabeza.

Ni me ofendes ni me molestas. Traquilo con lo del infierno: no existe.

Lo feo, la provocación gratuita, el "pasen y vean damas y caballeros" claro que me cansa; aquí abajo hay un post bastante largo en el que lo explico ("Horror de diseño"). También me cansan los preciosismos técnicos, el arte por el arte, los discursos superficiales, los chistes y los refranes, la música pop, el acento andaluz, el victimismo gallego, el cocido madrileño que dan en los bares... incluso el marisco de la ría termina cansándome. En fin, muchas cosas que en su justa medida me parecen estupendas.

Hablas de "justificar", pero a mí no me parece que eso sea algo que haya que hacer con ninguna clase de arte. Cuando veo obras de, por ejemplo, Warhol, Boltanski, Bill Viola o Rachel Whiteread, y me digo frente al espejo "yo aprecio esto" me siento muy bien, desde luego mucho mejor que cuando veo por Internet los cuadritos de algunos pintorcetes -que tú y yo conocemos- y sólo soy capaz de pensar: "Mi madriña...!"

Sobre si el arte sirve para algo, si cambia o no la realidad existente, o si hace más feliz a la gente... confieso que me pillas en fuera de juego; no soy capaz de resolver estos grandes dilemas. Lo que sí te aseguro es que afectan tanto a los tipos que fabrican instalaciones con basura como a los que pintan paisajes al óleo.

Gracias por tus comentarios.

José Luis dijo...

Cierto, todo cansa. Pero algunas cosas tienen la incomprensible capacidad de renovar su capacidad -valga la redundancia- de ilusionar. Como por ej. el futbol (que yo no soporto, lo siento nací así). A mí me parece que el conceptualismo no tiene ese precioso don, el de que cada pieza sea autónoma, que tenga un sentido mas allá de su "sentido" intelectual (a veces inexistente). De ahí su inevitable huida hacia adelante.

Yo sí creo que el arte hace mas feliz a la gente. Si no, pq se venden tantos jarrones chinos falsos, y tantas reproducciones de los girasoles. La gente quiere belleza en su vida, no fealdad. Aunque esa fealdad y en muchos casos abyección, sea de lo más intelectual y esté cargada de unas reflexiones muy sesudas, que solo vé el que hizo la pieza en cuestión. Y debemos recordar que el arte se hace para el ser humano no para los libros de historia del arte.

Y ya no meto en cuestiones como precios, mercados, etc etc que a al común de los mortales les resbala pq les cae tan lejos, como la macroeconomia, o la fisia cuántica.

JL.

PD: lo que no existe es el purgatorio, recientemente cerrado por falta de clientes, la existencia del infierno aún se está debatiendo en los mismisimos pasillos del paraiso, y como las cosas de la iglesia tardan tanto, de momento es mejor ser prudente y no jugársela tontamente.

Luis Alvaz dijo...

La importancia del arte conceptual no está en el arte en sí, quizá ni en el concepto. La importancia yace aquí, en la discusión, en la riña, en la posibilidad de mirar el arte desde otro punto de vista.
La importancia de desestetizar la estética nos permite mirar objetivamente algo que no podía ser analizado de otra forma.
Claro que es importante señalar las condiciones absurdas en las que ha caído el arte, especialmente el absurdo precio de algunas obras de arte. Pero así como es desdeñable que un Hirst valga 12 millones de euros, asimismo no concibo que un Picasso, un Miró, o cualquier obra de caballete de los grandes maestroso se venda en cientos de millones de dólares. Es decir, poner al arte en manos de subastadoras solamente sirve para devaluar al arte per se.
No es posible generalizar; me parece que hay buen arte conceptual, así como buen arte pictórico de caballete. Las disciplinas no se contraponen, incluso pueden ser estéticamente complementarias.
Hay que aprovechar el momento histórico, el de la interdisciplinariedad, y no simplemente desear regresar a un estadio que terminó hace muchos años.
Saludos

José Luis dijo...

El error está en creer que ese estadío terminó hace muchos años. De hecho no ha terminado, y lo mejor, no terminará nunca.

JL.

Rubén dijo...

La belleza se ha desplazado en gran medida del arte a la pubicidad y los mass media. Desde ahí sigue ejercindo la fascinción de toda la vida, ahora de un modo incluso excsivo. En mi opinión los artistas hicieron bien en desarrollar y explotar otras categorías (fundamentalmente desde finales del XVIII), aunque la belleza todavía tenga su pequeño papel en el arte contemporáneo, el cual nadie le discute. Es importante darse cuenta de que la actual Venus de Botticelli no es ninguna representación artística, sino un icono mediático como Scarlett Johansson. Hay que tenerlo un poquito en cuenta antes de ponerse a pintar al óleo chicas desnudas como tributo a la belleza.

Me parece que después de la intervención de Luis Alvaz poco más se puede decir:

"No es posible generalizar; me parece que hay buen arte conceptual, así como buen arte pictórico de caballete. Las disciplinas no se contraponen, incluso pueden ser estéticamente complementarias."

¿Somos o no somos tolerantes? Es asi de sencillo.

Sobre lo que "no ha terminado, y lo mejor, no terminará nunca", sólo recordar que en apenas 5000 millones de años nuestro planeta ya no existirá. Menos futurología barata, por favor.

Gracias por vuestros comentarios.

José Luis dijo...

Vaya Rubén, que pena que al final hayas perdido el buen tono....

¿futurologia barata?.....el tiempo lo demostrará y seguro que tu y yo llegaremos a verlo.

Feliz 2010 :)

PD: ¡acaso las chicas desnudas ya no son bellas! ¡Dios mío a donde vamos a ir a parar jajajajaja.!

Rubén dijo...

Lamento que no hayas entendido ni mi tono ni lo de las chicas desnudas, pero feliz 2010 también para ti.

José Luis dijo...

¿No se te ha ocurrido pensar en la posibilidad de que tal vez seas tú el que no sabe hacerse entender?

¿Pq supones que no entiendo lo que escribes? ¿Solo pq no estoy de acuerdo contigo?

Rubén dijo...

1. Sí, pero en tu caso descarté enseguida tal posibilidad.
2. Porque no he dicho nunca que las chicas desnudas (algunas) no sean bellas, y sin embargo tú me lo atribuyes. Sólo vine a decir que hoy, cuando tenemos a Scarlett Johansson al alcance de un click de ratón, me parece un poco naif empeñarse en seguir pintando nuevas Venus de Botticelli, un tipo de imagen que representaba una belleza excepcional en los estercoleros en los cuales vivía, hasta hace siglo y medio, la mayor parte de la población europea.
3. No, como te he explicado.

José Luis II dijo...

El problema de Ruben y de Luis Alvaz es que conversar con ellos es como conversar con los miembros de un grupo fanático y religioso.

Por más razones que se les den será imposible que se les saque de ciertas programaciones o dogmas irracionales y primitivos que los dominan.

Pero hagamos el intento una vez más a ver si reaccionan cerebros:

El papel de la publicidad aquí no tiene nada que ver con la belleza, ni menos con el arte. Rubén, el papel de la publicidad y especialmente de la propaganda se encuentra simplemente en todo lo que has leído en libros de arte contemporáneo y que tu repites como una lora. No te he visto la primera idea original en todo lo que llevas criticando a los que hacen y creen en la pintura.

Por otro lado, “La importancia de desestetizar la estética nos permite mirar objetivamente algo que no podía ser analizado de otra forma.”

Osea que mirar “objetivamente algo” es propiedad de quienes comulgan con dichas ideas. Ya entiendo, si, lo escuche tambien en un grupo de testigos de Jehová.
¿Esto en serio? Hombre, deje así, deje así...

Rubén dijo...

Cuando apareció la fotografía también hubo quién dijo "esto no tiene nada que ver con el arte, sigamos pintado como si nada". Así les fue, lógicamente. Si crees que las imágenes de la publicidad o los desfiles de moda no han suplantado a la pintura y a la escultura en muchas funciones (aprehender la belleza, por ejemplo) que antes sólo eran ofrecidas al público por medio del trabajo de los artistas, creo que no te has enterado del mundo en el que vives. Pero tranquilo; aunque sea con unas cuantas décadas de retraso, todavía estás a tiempo.

Rubén dijo...

Por otra parte, no me has explicado cómo funciona la bola de cristal que te permite profetizar que determinado estadío (sic) "no terminará nunca", y la verdad es que ya no aguanto sin saberlo.

Jose Luis II dijo...

Es que no se trata de un estadío. Es como decir que "comer" es para los humanos un "estadío", y que ya lo superaremos.

Efectivamente, lo superaremos cuando no necesitemos comer pero para ese momento ya habremos dejado de ser humanos.

Es curioso como los que siguen al pie de la letra las leyes conceptualistas consideran que existen ideas que han sido sobrepasadas en el tiempo y de otra parte promulgan que no se debe pensar en una evolución en el arte (postmodernismo). Es tan incongruente la teoría oficialista del arte, que se retuerce en su propia incoherencia.

Ahora, crees que la función de la pintura era hacer aprehender la belleza?

Que enrevesado y mal pensado esto, de verdad odias tanto la pintura? en que libro ideológico lo encontraste?

Sobre la publicidad de modelos y chanelas, eso sí bellezas superficiales ha habido desde la época de los griegos y sus pelucas. Pero aquí estamos hablando de una belleza de un orden trascendente, y de eso tu pareces saber poco tan contaminado como estas por lo que te dieron para consumir en la facultad que estudiaste.

Ya te veo venir con tus ideas postmodernas refutando cualquier trascendencia. Pero bueno, contra rabietas pueriles de los teóricos del mal vivir nada que hacer.

Rubén dijo...

Ah! Ahora ya no se trata de un "estadío". Ya no como cuando decías:

"El error está en creer que ese estadío terminó hace muchos años. De hecho no ha terminado [el estadío], y lo mejor, no terminará nunca."

Aclárate. Para mí los "estadíos" en arte no se superan, pero está claro que se pasa de unos a otros. No es lo mismo pintar bisontes para cazarlos metafóricamente, que esculpir retablos como ofrenda a Dios, que intentar aprehender la belleza en la figura de Venus, que enfrentar al espectador con su lado más oscuro con un Saturno devorando a sus hijos, que cuestionar la institución Arte con un urinario. No todo es simplemente "comer".

Ya demostraste varias veces que la historia de cómo lo sublime fue desplazando a lo bello no te interesa nada. Bien, no es lo tuyo. Pero que además no veas la conexión entre la Venus de Botticelli y Scarlett Johansson (lamento que tus pinceles no estén a su altura) es más grave, pues se trata de tu coto: la belleza, cómo tener acceso a ella y cómo experimentarla. Negarse a ver que ahora esto se hace mucho más gracias a la publicidad que a través del arte es ceguera o ignorancia o infantilismo o, como creo, llevar la contraria porque sí.

Por cierto, no me digas tanto lo de que leo demasiado (algún libro ideológico (sic) incluido), o vamos a empezar a pensar que lo consideras algo malo. De verdad, no lo es: pruébalo. Para terminar: yo no odio la pintura, sólo me dan pena algunos pintores.

Me ahorro más explicaciones porque ya dices que me ves venir (tu bola de cristal, otra vez). En una cosa sí te doy la razón: es obvio -todo el mundo se está dando cuenta- que aquí no tienes nada que hacer.

Saludos desde el otro lado del Atlántico, lo único que compartimos.

Jose Luis II dijo...

Y qué con que aclare mejor las ideas? Eso no cuestiona ni debilita el argumento.

Ahora, "la historia cambia pero el espíritu permanece."

Cualquier artista de genio sabe que es más próximo el bisonte a la Venus, que el conceptualismo al espíritu inmortal del pintor que atraviesa los siglos.

Ser grosero es cuestión de quienes no logran hacer valer sus sin razones, es cuestión de machos es cosa de tontos. En eso si te dejo la ultima palabra.

Abrazos.

José Luis dijo...

Hola :)

El José Luis II no es el mismo que el José Luis "original". Yo sí.

1.- Declino cualquier "responsabilidad" sobre lo que diga, el Sr. José Luis II

2.- No me gusta el tono que emplea (ni el tuyo pero a cada uno lo suyo) Es una pena que no hayas notado la diferencia Rubén.

3.- Para José Luis II, de verdad tienes tan poco imaginación que solo se te ocurre "José Luis II" como nombre ¡Tío esfuérzate un poco más!

4.- Es de lo más elegante la respuesta "Sí, pero en tu caso descarté enseguida tal posibilidad" (aq hay que reconocer que el empleo del "tal" le da un toque muy intelectual y un indiscutible aroma de superioridad moral :) )

5.- No todos los que no están de acuerdo contigo tienen que ser necesariamente Hartistas. Por tanto no deberías de contestarnos a todos como si lo fuéramos (esto por supuesto es un simple consejo gratuito que eres muy dueño de rechazar. Líbreme Díos de darle consejos a nadie en su propia casa :) )

6.- Ya sé que no has dicho que las mujeres desnudas no son bellas. Pero esperaba que una persona que se dice culta sepa distinguir entre un chascarrillo y una afirmación en serio, que además figura en la post data :)

7.- Vives demasiado estresado intelectualmente. Eso para mí es sin duda fruto de la visión tan idealizada e inflexible que tienes de tus saberes. Pero por si te consuela no eres el único, el tal José Luis II también tiene ese problema :) (no soy psicólogo ni psicoanalista, así que estas son unas simples apreciaciones de andar por casa, muy refutables por supuesto)

8.- Me retiro haciendo mutis y saliendo por el fondo del escenario (me encanta esa imagen jajajaja, es de lo más demodé que existe pero no puedo resistirme jajajaja). Esta obra de teatro ya no me divierte. Tanto tú como el José Luis II (cuya identidad sospecho) sois personas con un nivel de testosterona demasiado elevado, y vuestra innata tendencia a resolver todo a navajazos dialécticos me atemoriza y me agota para serte sincero :)

Au revoir mon cher monsieur :)

Rubén dijo...

Demasiado largo para sólo decirme cómo debo escribir; comprenderás que no te haga ni caso.
Que vaya bien.

José Luis II dijo...

Por fin se rinde este hombre. Bien por él.

BLANCA ORAA MOYUA dijo...

Me siento muy afín a Joseph Cornell.