jueves, 11 de marzo de 2010

La gran superproducción

En Lyon está el origen mismo del cine; allí inventaron los hermanos Lumière su aparatito, y allí rodaron su primera película, La sortie des ouvriers des usines Lumière à Lyon Monplaisir, que como se sabe consiste en unos obreros saliendo de una fábrica. Después el invento evolucionó bastante, de manera que en la actualidad muchos piensan que el buen cine son cosas como Avatar. Pero en Lyon siguen sin gustar de las grandes superproducciones. Benditos sean.

12 comentarios:

Nes dijo...

Enorme Rubén y enorme Florentino, ese gran antimadridista.

Iván dijo...

Sólo hay algo peor que pensar que Avatar es una gran película, y es pensar que The Hurt Locker lo es aún más y encima independiente :p

"Los titulos se ganan, no se compran"

Me molaría ver una fotografía enfrentada de Chelito Delgado con Cristiano Ronaldo, Kaká o Guti :p

BLANCA ORAA MOYUA dijo...

¿tiene algo que ver la salida de la fébrica con mayo 68?

BLANCA ORAA MOYUA dijo...

Perdona amigo pero avatar es un bodrio.westowa

Cris dijo...

Pues a mi me encantó Avatar disfruté como cuando era niña viendo películas de este tipo, donde t dejas arrastrar por un historia sin grandes pretensiones y al ser en 3d t mete en un mundo fascinante
pd:puto futbol

Rubén dijo...

Precisamente el fútbol es, en buena medida, "dejarte arrastrar por una historia sin grandes pretensiones" (y en 3D real si vas al campo). Por cierto: respetemos a Florentino, que es a él (no a los jugadores, no al entrenador) a quien realmente debemos tantas alegrías (y las que vendrán).

Luis Colucci dijo...

De lo trágico a lo banal
"Terremoto Chile. 708 muertos, declarado estado de catástrofe"
"Catástrofe. El Madrid no superó al Olympique..."
En cuanto a las superproducciones, qué podía esperarse de Cameron después de Titanic? Ni siquiera soporté verla completa en la tele un sábado lluvioso en que quería dejarme "arrastrar por una historia sin grandes pretensiones". Con Avatar, creo, ni lo intentaría en el peor de mis fines de semana.
El fútbol, a veces, es más entretenido que Titanic pero a veces es insoportable. Nunca me entusiasmó mucho, pero conste que los mejores jugadores de aquí juegan en Europa.
El problema se presenta cuando se empieza a creer seriamente que una derrota futbolera es una catástrofe y que Cameron es un gran exponente del séptimo arte.
Saludos

Rubén dijo...

Colucci: es cierto lo que dices, aunque si nos ponemos así no sólo las "catástrofes" del fútbol resultan una banalidad comparadas con desgracias como un terremoto o una guerra: incluso el incendio de la Biblioteca Nacional de Sarajevo parece una menudencia si pensamos en las vidas que se perdieron allí. Yo procuro no establecer esas comparaciones, más que nada para no sentirme ridículo cada vez que escribo en este blog, que, como sabes, va de un tema tan crucial (?) como el arte.

De todas formas: una cosa es el fútbol, y otra (mucho más importante), el Real Madrid. Cuando eliminan al Milán o al Bayern (o a España o a Argentina), sólo se trata de un equipo de fútbol que fracasa. Pero cuando esto le ocurre al Madrid es el Poder el que sale derrotado; sólo es justicia poética, pero al fin y al cabo justicia. Y en mi opinión el arte nunca ha sido capaz (si exceptuamos el auge y caída de la política-estética nazi) de ofrecer una metáfora más eficaz sobre ello.

Un saludo.

Luis Colucci dijo...

Coincido, Rubén. Probablemente el caso del Real Madrid no sea comprensible en toda su dimensión desde este lado del Atlántico. De todos modos, una victoria o una derrota deportiva cobra un significado diferente de acuerdo a ciertas circunstancias políticas. Pienso en la dictadura militar argentina y el mundial 78, por ejemplo y los sentimientos encontrados que producía el caso. Un país subdesarrollado, campeón ante los favoritos. Pero de sólo ver a Videla festejando daban ganas de que ganara la final Holanda.

Rubén dijo...

Por supuesto, y cosas parecidas se podrían decir del Real Madrid durante el franquismo. Pero cuando digo que el Madrid representa el Poder no me refiero a esto (y un nacionalista gallego como yo podría hacer sangre con el asunto), sino a lo que "el mejor equipo de la historia" significa (especialmente en las últimas décadas) en todo el planeta. Quizás al no ser futbolero no lo percibes, Colucci, pero el Real Madrid ejerce su poder igual en la capital de España que en Praga, Tokyo o Buenos Aires, y es esto lo que lo distingue del resto. Lo más parecido que hay al Real Madrid es Estados Unidos. A ver si próximamente lo explico mejor.

Luis Colucci dijo...

Sí, Rubén, se entiende perfectamente la explicación, aunque no sea fubolero. Saludos.

Avatorio dijo...

jaja lo que se ve es que no tienen dinero para ir a ver Avatar.
Pobres conceptuales perdedores, no han visto la pelicula por falta de recursos y la critican. Pobre gentuza.